martes, 17 de marzo de 2009

Amontonamientos

Al sentarse a escribir sintió de nuevo esa sensación de perderse entre las confusas palabras que desde el otro lado lo miraban, y esta vez le pedian perdurar exigiéndole más que nunca calidad y una vida eterna. Estaban tan inquietas, tan exigentes, que no podía hacer más que mirarlas deslizarse desde lejos, anotando cuando era preciso alguna clave entre todas esas locas pequeñeces que aturdían y se iban perdiendo entre los renglones, entre las comas y los puntos para despues encontrarles algún sentido. Así corrieron un rato a su alrededor, alborotadas por alguna razón inexplicable, haciendo ruidos molestos sin control, empujándoseamontonadasparaentraren alguna parte del texto a como de lugar en desorden un se hacía que inminente e incontrolableclar omenteasteroidec ntranquiliza socialino marcalesimuy….

3 comentarios:

Meche dijo...

Me llamo empatía =/

javi brasil dijo...

A las palabras siempre le han convenido ser regidas por tiranos.

NoeliaA dijo...

jajaja, conozco esa sensación.
Es unasensación asibienfe acomod enosaber quedaib losescri bir ocomo decirlo!!!
jaja
saludos