miércoles, 16 de abril de 2008

Estampa

Entro por la noche atravesando la puerta principal vestida de negro cual guerrera ninja. Muy sigilosa se acerco rodeando una pared al sillón de living, cruzo la cocina y reviso cada rincón, hasta que una radiante luz la sorprendió de la nada paralizando todo su organismo, había sido descubierta y a pesar de intentar escapar a las apuradas, lo último que pudo ver en el instante final fue un numero 40 estampado en la suela del zapato .

2 comentarios:

un viejo tanguero dijo...

Me gustan mucho estos textos comprimidos, apretados, que son como instantáneas que reflejan lo esencial, el momento crucial de una historia.
Algunos son como semillas que podrían crecer y dar lugar a un relato más largo, un cuento o una novela.
Pero bueno, también podrían quedar así, con el encanto de una novela bonsai.
Un abrazo.

Enredada dijo...

lA VERDAD, ME IDENTIFICO...JAJA, el otro día hablaba de vestirme de ninja, se se , no estoy loca, pero para atacar a alguien con amor! seguramente quedaría estampada!!!!
besos