lunes, 7 de abril de 2008

Fragancia

Bastaba solo con encontrar un hueco donde anidar, pegarle unos tarascones feroces al aburrimiento y llenar el aire con risas que perfumen la casa, quitando ese desagradable olor a humedad y encierro que trae el desengaño y se había acostumbrado a permanecer como si nada tan pegado a las paredes.

6 comentarios:

Eclipse dijo...

excelente, de lo mejor que le he leido últimamente... puedo ahora respirar hondo y percibir esas fragancias a risas que procuran borrar el desengaño...

Maria Coca dijo...

El aire limpio todo lo airea. Estupendo relato, una vez más.

Besos desde mi orilla.

Flores Online dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Flores Online, I hope you enjoy. The address is http://flores-on-line.blogspot.com. A hug.

Layla dijo...

Era tan fácil...

Meche dijo...

I've got to admit, it's getting better, a little better all the time.

Agustina dijo...

Cuando todo está untado de viejos tiempos y recuerdos que aún no lograron quedar archivados en algún recoveco de la memoria, lo más recomendable es abrir puertas, ventanas y cualquier tapita que permita una mayor circulación de aire y luz.
Por lo general el ingreso de luz renovada de sol ablanda eso que parecía tan ferozmente aferrado, y el viento respira intercambiando viejos aromas por nuevas fragancias.
Es todo cuestión de darle tiempo.

Y te lo repito: me gusta como redactas (en verdad, este posteo en particular me hace acordar mucho a Cortázar, y eso lo hace más lindo aún)