viernes, 4 de abril de 2008

Masajes

Nudos que nacen en la espalda, crecen hasta el cuello y llegan a la cabeza, se esparcen por los brazos y las piernas como una enredadera, creciendo en vano para morir esa noche entre sus manos de jardinera.

7 comentarios:

Javier dijo...

Las venas! (o los nervios?)

Adiviné? Adiviné? Era una adivinanza? :P

Anilina dijo...

hey, qué lindo... yo creo que uno se contractura por falta de afecto, de caricias. que poco acariciamos y mimamos a quienes nos quieren, no?
saludos ^^

un viejo tanguero dijo...

Las manos mágicas...

De cenizas dijo...

¡Ay esas manos, quién las pillara!


un abrazo

Enredada dijo...

manos que calman..contracturas de nervios...y del corazón...

Maria Coca dijo...

Estupendo!!!!! Me encantó!!

Agustina dijo...

Ok, no pude evitar llegar hasta la primera coma sin pensar que estoy muriendo lentamente del dolor de espalda. Creo que cualquiera de estos días me voy a despertar en una posición extraña y no me podré levantar.
(Espero dejar de ser tan colgada y pedir turno en el masajista antes que eso suceda)