lunes, 24 de noviembre de 2008

Opcion

Fue demasiado lo que llego a robar como para dejarlo pasar, por lo que había que actuar con firmeza a pesar de que se ampare en cómplices tan peligrosos. Solo quedaban dos caminos, encarcelarlo o algo mucho peor que fue lo que finalmente hicieron: nombrarlo ministro de justicia.

3 comentarios:

Enredada dijo...

y seguramente lo conviertieron en Ministro...
jejeje
buenísimoooooooooooooooooooo!
besotes

Meche dijo...

Qué te hacés, si ni lo escuchaste.
Eh eh eh qué te hacés.

Maria Coca dijo...

Muy bueno. Hay opciones a las que no se puede decir que no.

Besoss