lunes, 17 de noviembre de 2008

Lados

Trabajar con alguien tan lejano no era nada fácil, sin embargo coordinando sus desacuerdos fueron pintando con presteza un paisaje de trazos sutiles, que dotaba el aire con una brisa conmovedora y febril capaz de fragmentarlos y unirlos a un mismo tiempo. Del otro lado del lienzo soñaba despierto su compañero, bebiendo tempera roja en un vaso gris hielo, mientras observaba distraído cada tanto los brillantes girasoles de su vecino Vicente, comunicándose a ver como iba la cosa cada tanto a trazo limpio con lo que llaman mundo, allá lejos donde todavía corre el tiempo.

1 comentario:

Enredada dijo...

lo difícil, de a sos, aveces mucho más complicado.