lunes, 15 de diciembre de 2008

Estrella

Estiro la mano tan alto como pudo para rozar una estrella y sentirla áspera, pensó en el milagro, en la casualidad y metió sus manos todavia un poco sucias en los bolsillos caminando hacia la estación de subte sin contárselo a nadie, después de todo quien iba a creerle o ponerse a verificar el paradero de la enorme huella digital que dejo impresa en aquel sitio.

1 comentario:

Meche dijo...

Genial.

(http://www.literaberinto.com/cortazar/limpiadoresestrellas.htm)