martes, 13 de noviembre de 2007

Rebeldía

Contra todos los pronósticos logro erradicar de la oficina todo tipo de comportamiento que se acerque al humor, ahora sus empleados ejecutan aquellos actos de rebeldía en lugares que están fuera de su alcance o cuando esta distraído, haciendo todavía mucho más divertida y emocionante la experiencia, mientras él seguro de sus virtudes vive una vida rutinaria y aburrida vigilándolos y planeando lo poco y nada que va a hacer por las tardes.

3 comentarios:

Layla dijo...

"Prohibido ser rebelde"

De cenizas dijo...

El placer de lo prohibido. Aunque como decía una pintada del mayo del 68 en París: "PROHIBIDO PROHIBIR"

UN ABRAZO

Lunática dijo...

Es bastante triste la vida del inquisidor...
Un beso!