miércoles, 28 de noviembre de 2007

Desembarque

Antes de despertar de ese sueño, su novia le conto algunas noticias al oído para despertarlo mientras él trataba de escapar, disimulaba y se cubria como podia para no ser descubierto en medio de aquel extraño trance infernal de volver a desembarcar en el mundo.

3 comentarios:

Javier dijo...

Qué feo es desembarcar cada día... un trámite complicado: la aduana, remoloneo, migraciones, más remoloneo y... chau! Te caiste en el mundo.

Anilina dijo...

(blog malo me erroreó el comentario ¬¬)

la novia bien podría haberlo despertado con su sonrisa más dulce y un rico desayuno..o para hacerle el amor... así quizás el desembarque no es tan trabajoso
Besos

Marieluchi dijo...

Si existiera la opcion de vivir en el medio del mar sin volver a tocar tierra, el mar no seria lo mismo no??