viernes, 13 de junio de 2008

Peleas

Estaba muy sensible como para enfrentarse a tantas múltiples acusaciones ajenas, dichos y contradichos, puntos de inflexión, transgresiones, ritmos, novedades, música, controversias, angustias, temores, tentaciones, luchas, cansancios, análisis, técnicas de evasión, miradas, tonos duros, blandos, secos hasta que finalmente aturdida pego un rotundo apagón de adiós, repleto de indiferencia a su televisor, poco antes de caer rendida sobre la cama y dormir una apetecible siesta.

1 comentario:

Enredada dijo...

y volvemos a dormir para sacarnos tanto ruido de la cabeza, tanta pesadez en el espíritu... tanto, tanto...