viernes, 24 de octubre de 2008

Promesas

Acercándose con su carita de viernes caminaba temblando casi al azar, mientras se tropezaba anteponiendo sus esperanzas sin prestarle atención el reloj del pasillo, hacia un fin de semana que esperaba ansioso del otro lado de la puerta con besos, flores y promesas de llevarla a pasear a algún lugar inesperado.

3 comentarios:

Enredada dijo...

y se cumpliran las promesas?
besos

Meche dijo...

No importa.
Genial fantástico muy bien 10.

Maria Coca dijo...

Cuántas ilusiones!!!