viernes, 1 de febrero de 2008

Combinación

Comenzaron a sospechar de su astucia, cuando los habitantes del pueblo no creyeron en su teoría en que la combinación de vino con sandia resultaba letal para cualquier ser humano. Así que tuvo que probar este hecho y morirse casi de inmediato con el último sorbo de tinto, después de todo no podía darse el lujo de perder una reputación como la suya.

4 comentarios:

Meche dijo...

Pues era un héroe.

De cenizas dijo...

Más vale morir por algo que morir de algo¡¡

un abrazo.

Marieluchi dijo...

Bien, se arriego por su reputación!, y la salvo!!! nose que hubiese preferido...

Marieluchi dijo...

Bien, se arriego por su reputación!, y la salvo!!! nose que hubiese preferido...