lunes, 18 de febrero de 2008

Mejoras

No comprendía porque su cuerpo mejoraba con los días, se fortalecía a pesar de no cuidarse en absoluto y algunos chichones misteriosos aparecían sin ninguna explicación aparente. Como iba a imaginarse, como podría sospechar que había sido su sonambulismo quien lo había convertido por largas horas en un adicto al gimnasio sin el menor de sus consentimientos.

4 comentarios:

susana dijo...

Bienvenido a mi blog. Mi hijos han tenido casos de sonambulismo y es un problema. Un saludo

IMAGINA dijo...

¡Qué barbaridad! Con la cantidad de cosas que se pueden hacer cuando uno está sonámbulo, mira por dónde decide hacer ejercicio...
Lindo blog. Gracias por visitarme.
Abrazos,

un viejo tanguero dijo...

Extraño mundo el de los sueños...

maria.antonieta dijo...

Interesante uso del tiempo de sueño!