miércoles, 19 de diciembre de 2007

Embajador

Ya entrada la noche el cansado embajador se aparto del resto de los comensales que lo homenajeaban con palabras dulces y elogios gastados, y sin llamar la atención se metió en su habitación dejando los honores de lado para ser él mismo por un rato y jugar a hacer bolitas con sus mocos ya alejado de las molestias.

7 comentarios:

Anilina dijo...

yo soy demasiado "House" para ese tipo de meetings... habrá pegado las bolitas de moco en algun lugar? puajjjjj :P

Maria Coca dijo...

Hasta los embajadores son humanos. Me encantó.

Marieluchi dijo...

No hay persona que se resista a ese placer, lleve el titulo que lleve...

Lunática dijo...

Ja,ja,ja,ja... Me hiciste reír de nuevo! Me encantó!
Besos y felices fiestas!

Kuhane dijo...

Todos con el otro lado. Somos como monocomáticos. Tan opuestos. Mas que reflejo en el espejo.

Abrazo.

Gia.

De cenizas dijo...

Mas bolitas de mocos y menos bolitas de navidad... son más auténticas...

un abrazo¡¡

maria.antonieta dijo...

Nada mas humano que urgarse la nariz, ¿no? Y nada mejor que elegir ese habito para humanizar al embajador.
Perfecto!
Felices fiestas.