jueves, 6 de diciembre de 2007

Suerte

Así como para algunos hay ciertas personas que solo al decir su nombre acarrean mala suerte, desgracias o disturbios el suyo, Martín Carranza, servía como contra hechizo siempre y cuando se utilizara con precaución debido al temor a su desgastamiento o posible fecha de caducidad.

3 comentarios:

Anilina dijo...

no creo en la "suerte" creo en la vibra de las personas...que no dejan de causar la misma sensación creo yo...

Javier dijo...

Ah.... no sabía que había "anti-mufas"

moderato_josef dijo...

Excelente post y microrelato, espero me de suerte. Y excelente blog. Saludos desde Madrid, España!