viernes, 28 de diciembre de 2007

Festividad

Las palabras chuecas y cargadas de sobresaltos se amontonaban en sus bocas, llenaban el aire de la casa de tía Amelia con resonancias agudas entre vapores etílicos y comidas robustas, campeonatos de críticas y una palabrota sabiamente intercalada cada tres segundos. Amelia escuchaba atenta y después de dos copas de ananá fizz que había traído la María, aprovechaba para jugar al mareo y sonreír entre parientes. Así eran las fiestas y no conocian otra forma de celebrar, y al fin y al cabo repetir el ritual era la mejor manera que hasta ahora habian encontrado.

5 comentarios:

De cenizas dijo...

Breve pero sagaz caricatura...


un abrazo.

Anilina dijo...

que tierna amelia, debe ser una persona muy triste...
pd: que rico el anana fizz xd jajja
:P

maria.antonieta dijo...

Habra que tomarlo en cuenta para estas fiestas...

Feliz año!

Javier dijo...

Pobre Amelia! si le pega en Ananá "Fish" está en Pampa y la vía...

Saludos y feliz año!

Maria Coca dijo...

En ocasiones, uno ni sabe ser original en una celebración.

Besos y Feliz Año Nuevo, cargado de nuevos cuentos.