lunes, 3 de diciembre de 2007

Advertencias

Una mujer en el tren me miro de de reojo muy mal durante todo el viaje, un hombre calvo no respondió a mi saludo a pesar de que lo reitere tres veces, un niño me insulto en la cara por mas de tres minutos casi por nada, se cayó el cielo raso de mi trabajo, y yo ya estoy empezando a asustarme de esta acumulación de sospechosas advertencias matutinas que todavía no puedo descifrar.

4 comentarios:

Anilina dijo...

ay que horror esa mañana... al pendejo le hubiera sacado la lengua jaja. a la vieja le hubiera tirado un beso obsceno..por lo demás, qué espantoso comenzar así el día! ahora por qué insistir con el saludo?
Besos

De cenizas dijo...

Ni caso... no hay mejor arma que ignorar las amenazas de las mañanas de diciembre(son rencorosas)


un abrazo

Javier dijo...

Yo ya lo descifré hace rato creo! Se llama RUTINA!

Maria Coca dijo...

Ironía y sentido del humor bien mezclados. De nuevo, mi admiración para tí.

Besos desde mi orilla.