miércoles, 23 de enero de 2008

Burocracia

El ministro mando a llamar al secretario para que urgente se comunicara con el subgerente de la compañía embotelladora, quien con cierta timidez y recelo llamo al gerente en medio de sus vacaciones, aprovechando que este casualmente conocía al primo de un amigo de la novia de su hijo, con la capacidad de concertar el contacto adecuado para la ocasión y comunicarse con el padrino de la tía de Abelardo, un muchacho de Avellaneda con problemas de próstata, para que avisara al sobrino de Mauricio que la esposa del ministro y también vecina suya, necesitaba hablar con él sobre cuál sería la comida que iria a preparar esa misma noche al regresar a su casa.

3 comentarios:

Marieluchi dijo...

Sin contactos, no conseguis nada, al menos nada facilmente..

maria.antonieta dijo...

Es cierto. Para las cosas sencillas siempre se dan más vueltas de las necesarias. ¿Un fiel reflejo de nuestro país?

Javier dijo...

Este post me dio hambre, sed y un poco de indignación... je!