lunes, 7 de enero de 2008

Deporte

Eran los tiempos dorados de los minicomponentes de doble casetera cuando comenzó su formación. Entonces Martin, sin ningún tipo de entrenamiento previo, mangueaba cassettes originales a mansalva a amigos y familiares para copiarlos y posteriormente con ayuda de un destornillador pequeño, cambiaba las cintas originales del cassette por la copias con la aguda destreza de un perfecto cirujano y potencial pichón de garca. Con los años y un entrenamiento mucho más intensivo Martin finalmente lograría superarse y alcanzar ese ansiado título.

2 comentarios:

maria.antonieta dijo...

Felicitacion a Martin. Todo un profesional!
Y felicitaciones a vos. Siempre con tanto ingenio.

Layla dijo...

Cual de lpos dos títulos?
jajaj, besos :)