lunes, 14 de enero de 2008

Seguridad

En mi ciudad el asesino iba tan seguro caminando por la calle principal que ni su propia sombra se atrevía a seguirle el paso.

3 comentarios:

Anilina dijo...

jaja buenisimo, la sombra caminaba detras y agachadita, sin hacer nada de ruido jaja

besosss

Maria Coca dijo...

Hasta su sombra le tenía miedo. Original, me gustó.

Besos desde mi orilla.

De cenizas dijo...

pero un día se fundieron los dos en el suelo.

un abrazo.