jueves, 17 de enero de 2008

Vasos

En casa de Julia el vaso en que ella te ofrecía algo de tomar tenía directa relacion con la importancia que uno poseia para su vida en ese momento. Augusto lo sabia y por eso estaba tan ansioso esperando atento la repartija, al llegar su turno el vaso que le toco resulto ser de un color algo turbio, corto y con manchones de pintura bastante viejos. Intento quejarse y que Julia se apiadara para cambiarselo , pero no hubo caso, la decisión ya estaba tomada.

1 comentario:

Marieluchi dijo...

Mucho mejor que uno de plastico con hongos y pinchado...