viernes, 25 de julio de 2008

Fastidio

Un fastidio repentino de esos con alas de metal, mirada de hielo y certificado de habilitación falso para instalarse de imprevisto por un tiempo, aguardaba intranquilo en el sofá a que Juan, cansado de estar parado, cayera rendido contra él con el unico fin de adherirse a su humor.

1 comentario:

Enredada dijo...

Un fastidio por todo que se pega en nuestra vida...
Juanes, marías, roxanas, etc, nos topamos de vez en cuando con ese sofá.
mil besotes!