martes, 26 de agosto de 2008

Ciencia

Primero debe especificar con precisión los elementos característicos de su personalidad, recorrer con sus ojos los relieves, analizar imperfecciones, resolver las condiciones contextuales, territoriales y anticipar cada acto refinadamente ajustando las piezas del andamiaje estructural investigativo, para finalmente actuar y simulando improvisar una espontaneidad única en un periodo de tiempo ya fijado de antemano, ni mucho antes ni mucho despues, a temperatura ambiente, presión atmosférica estándar e higiene dental propicia, acercarse a paso firme ante su delicada hermosura y con actitud positivista dar el paso definitivo hasta sus labios para besarla.

1 comentario:

Enredada dijo...

y cuanta gente, cuantos humanos que parecen espontáneos tienen todo controlado. Tal vez así se sufra menos, no?
besotes!