jueves, 28 de agosto de 2008

Milagritos

Quizá fue un error de acertadas predisposiciones, o una suma de falsas expectativas en plena coincidencia acumulándose por años que por el peso de las dudas estallo felizmente sin certezas, orientaciones, ni carteles que dijeran que era lo más correcto para hacer cuando se acababan las estrategias especulativas y comenzaba el amor. Quizás, pero de lo que estaban seguros Malena y Federico a pesar de no ser demasiado creyentes, era de la cercanía extrema que tenía toda esta nueva situación tan inexplicable con algo a lo que podrían haber llamado, sin ningún tipo de reservas, como un inmenso milagro.

1 comentario:

Enredada dijo...

El milagro de encontrarse sin buscarse, de seguir un único camino, de saber que ya no están solos...
besos