martes, 16 de octubre de 2007

Impacto

La separación no fue tan dura después de todo decíamos los dos entre comentario y comentario en cada conversación envueltos en un aire de superioridad admirable, ella con su lentitud nefasta, yo desde algún otro lado siempre ausente, como si fuera otro quien hablara articulando mi boca y mi cuerpo sin voluntad. Eso sí, más tarde siempre indefectiblemente me llegaba el impacto.

1 comentario:

Lunática dijo...

Lo comprendo bien, muy bien, demasiado bien...

Besos!