martes, 4 de marzo de 2008

Suposición

Supuso que la cena estaba servida, que el vino reposaba ya en su copa, la mujer ansiosa miraba la hora y la noche prometia estrellas, supuso que todo eso era verdad y así fue, hasta el último segundo antes de ingresar a la casa en que dudo un instante y sin quererlo se fue diluyendo el encantamiento, para terminar en soldedad dandole batalla a un pan duro y dos litros de agua.

2 comentarios:

Maria Coca dijo...

En ocasiones la imaginación marca nuestro corazón. Todos necesitamos dónde resguardarnos, al menos, en el tiempo que dura una cena...

Besos desde mi orilla.

Marieluchi dijo...

Contigo pan y cebolla, "sintigo" pan duro y 2 litros de agua...
(perdón, pero 0 poesía lo mío)