lunes, 17 de septiembre de 2007

Escuela

Su madre le ponía una gorra o un pañuelo en la cabeza para que no se le escapen las ideas al estudiar y en un comienzo el método funcionaba de maravillas porque ambos estaban convencidos de su utilidad. El problema surgió cuando se dieron cuenta que algunas de las ideas que enseñan en la escuela es mejor dejarlas ir, porque cuando se juntan muchas porquerías en la cabeza de un hijo, así como cachivaches en la casa de una madre, a la larga todo queda hecho un desastre.

2 comentarios:

Lunática dijo...

Genial, genial, genial!! No se me ocurre nada más que decir, tú lo has dicho todo!

Javier dijo...

Mi escuela primaria se llama "Escuela Nro 10, Julio Argentino Roca", allí nos enseñaron que ese señor era un ídolo...

Menos mal que nunca me puse el pañuelo en la cabeza...